Letticed de Knollys - una de sus damas

 

 

2005 the virgin queen - BUENA - v e r l a

 

 

 

 

 

Elizabeth tenía una educación exquisita. En sequida elimina a los consejeros que tenía su hermana y se rodea de sus propios consejeros, entre ellos está Robert Dudley, tambien su primo el Duque de Norfolk, al que quiere tener controlado puesto que también está en la línea sucesoria con derecho al trono y no se fía ni un pelo de él. Restaura la Iglesia Anglicana, impone el inglés como idioma oficial en misa, en lugar del latín que nadie entiende, reforma leyes importantes y toma todo tipo de medidas para restablecer la fortaleza de Inglaterra. Sin embargo, sus consejeros opinan que su primera obligación, e infinitamente más importante que hacerse cargo de los Asuntos de Estado, es escoger un marido entre los mejores pretendientes europeos, que deben ser protestantes, y contribuir a proteger a Inglaterra ante todo ante la poderosa España, así como asegurar sucesores para el trono de Inglaterra. Ella le promete a su primer Consejero estudiar atentamente las opciones, pero en realidad no tiene ninguna gana de casarse. Robert y ella se quieren desde niños, sienten una fuerte atracción, pero al estar Robert casado y toda la Corte pendiente de ellos, no pueden dar rienda suelta a sus sentimientos.

 

 

 

 

 

 

 

Elizabeth I de Inglaterra

 

Sir William - su primer Consejero
Duque de Norfolk - su primo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El segundo episodio muestra la coronación y los primeros años de reinado de Elizabeth. Robert Dudley que es un hombre guapo y ambicioso, es su ojito derecho, aunque parece que no amante, si bien toda la Corte sospecha de su estrecha relación. Él se toma alguna que otra libertad y Elizabeth le advierte que debe controlarse. Robert se casó con Amy Robsart obedeciendo a su padre, pero no la quiere como quiere a Elizabeth. Amy está gravemente enferma de cancer y vive en su casa en el campo, alejada de la Corte. Cuando le comunican anónimamente por carta que su marido es el amante de la Reina, se quita la vida. Robert Dudley consigue rebatir la sospecha que cae sobre él de que puede haber promovido la muerte de su mujer, para poder casarse con Elizabeth. Él, de hecho quiere casarse con Elizabeth y se lo propone muchas veces, pero sin éxito. Cuando ella le rechaza una y otra vez es cuando se da cuenta de que lo ha estado utilizando y manipulando como a todos los demás. Está muy dolido con ella, pero no le queda más remedio que obedecer y mantenerse a disposición para todo lo que ella necesite.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VOLVER A

MY FAVOURITE TOM HARDY

Miniserie de cuatro capitulos que explora la vida de la reina Elizabeth I de Inglaterra (07.09.1533 a 24.03.1603). Comienza estando Elizabeth muy joven y encerrada en el Tower de Londres por órdenes de su hermana, la reina católica Mary I que estaba casada con Felipe II de España. Mary I y Felipe II estaban restaurando la fé católica en Inglaterra, incluso persiguiendo a los protestantes y quemándolos en hogueras. Acusan a Elizabeth de participar en el complot de Thomas Wyatt contra Mary I pero no se atreven a tocarle un pelo por miedo a una revolución, pues Elizabeth era muy querida por el pueblo inglés. También se encuentra encerrado en el Tower desde hace más de un año Robert Dudley, hijo menor del Duque de Northumberland, cuyo padre y hermano habían favorecido a Lady Jane como sucesora del trono inglés y por eso fueron condenados a muerte y ejecutados. Robert Dudley era amigo de infancia de Elizabeth y posteriormente su favorito en la corte. Robert Dudley está casado pero su esposa enferma de cancer muy joven. Mary mantiene a su hermana lejos de Londres bajo arresto. Lo que parecía ser un embarazo de Mary, resultó ser un tumor que le cuesta la vida. Después de la inesperada muerte de Mary I, Elizabeth accede al trono de Inglaterra como Elizabeth I de Inglaterra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el frente político aparece su prima María de Escocia. Cuando esta se queda viuda de Francisco II de Francia, vuelve a Escocia y pronto se perfila como posible pretendiente al trono inglés. Elizabeth le pide a Robert Dudley que se case con ella para asegurar una situación estable entre Escocia e Inglaterra y tener a su prima controlada. Para ello le otorgó el título nobiliario de Earl of Leicester. Robert le confiesa que nunca había perdido la esperanza de casarse con una reina, pero con ella, no con Mary. Elizabeth se lo exige por intereses políticos, Robert está desesperado. Afortunadamente María rechaza esta propuesta y se casa más tarde con Lord Darnley. Según la película, el Servicio Secreto de Elizabeth falsifica pruebas que demuestran que María de Escocia pretende el trono de Inglaterra. Según la Ley, esto es alta traición por lo cual la detienen y le cortan la cabeza poco después. El Conde de Norfolk que se había unido en secreto a María de Escocia, también es descubierto y ejecutado posteriormente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre los posibles candidatos para casarse con Elizabeth, están Felipe II de España y el Archiduque Carlos de Austria. Sus consejeros trabajan fervientemente para casarla cuanto antes, también para acabar con esta farsa de gobierno de faldas, como dice su primo, el Conde de Norfolk. A estas reuniones Robert no asiste, le ponen enfermo. Prefiere estar en la sala de tenis dándole a la bola como un desesperado. Él y Elizabeth discuten con frecuencia. Ella le exige obediencia, él siente que no responde a sus sentimientos y que sus esperanzas de casarase con ella se desvanecen. Después de una tremenda discusión, ella se desmaya. Ha enfermado de viruela, la cual la lleva a las puertas de la muerte. El primer Consejero le pide insistentemente el nombre de la persona que debe representarla, incluso sucederla en caso de que ella no sobreviva, y ella nombra a "Robert Dudley". Afortunadamente sobrevive la grave enfermedad, pero su carácter se ha endurecido. Una vez recuperada, comparece delante de toda su corte para comunicarles que vivirá y morirá como la Reina Virgen. Robert Dudley pierde toda esperanza. Él no ha hecho ningún voto absurdo de castidad y está cansado de estar solo. Él y Lettice Knollys, la segunda dama de honor de Elizabeth, se hacen amantes. Ella se queda embarazada, pero se casa con el adinerado Walter Devereux, Conde de Essex. Walter Devereux fallece al poco tiempo y Lettice Devereux se casa con Robert Dudley a escondidas. El hijo de Lettice oficialmente es hijastro de Robert Dudley, pero en realidad es su hijo y se le parece mucho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al principio del tercer episodio, vemos al posible candidato como marido de Elizabeth, François, el Duque de Anjou en la corte de Elisabeth, haciendole compañía. Es un niñato inmaduro, pero por razones políticas, y para que ella pueda traer al mundo a un heredero, parece ser un futuro marido muy indicado. Robert Dudley se encuentra enfermo, está débil y no acaba de recuperarse, a pesar de estar en contínuo tratamiento. La ejecución de María de Escocia provoca que la Armada Española tome posiciones ante la costa de Inglaterra representando una seria amenaza para Inglaterra. A pesar de que ya no está tan unido a Elizabeth, pues se ha casado en secreto con Lettice Devereux, Robert Dudley sigue despertando envidias en la Corte. Los franceses informan a la Reina, que él se ha casado a sus espaldas. Elizabeth le llama y en un ataque de ira incontrolada le echa en cara que la ha traicionado. Lettice era su segunda dama de honor. El admite que estuvo con ella, que el hijo es suyo, y se que casaron hace un año. Elle le dice que no le quiere volver a ver, que ha muerto para ella.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elisabeth no toma muy en serio la enfermedad que padece Robert Dudley, le dice en broma que es un gandul, que se levante de una vez porque le espera mucho que hacer en la Corte. El Duque de Anjou y su acompañante acaban volviendo a Francia, pues no hay boda. Robert Dudley los ve marchar con alivio. Elisabeth está arrepentida de haber ejecutado a María de Escocia, aunque todo indicaba que era culpable. Ahora Inglaterra se encuentra amenazada por la Armada Invencible. El tiempo transcurrido y la amenaza inminente lima las asperezas entre Robert y Elizabeth. Él la acompaña como su General cuando se reunen en Tilbury con las tropas a dirigir la batalla. Como sabemos, la Armada Invencible fue destruida en una tormenta. Elizabeth nota ahora que Robert está seriamente enfermo y le pide que vaya a hacer una cura de aguas, nada más vuelvan a Londres.

Mientras que ella está preparando las festividades para celebrar la victoria, recibe noticias de su primer Consejero Sir William: Han encontrado el cuerpo sin vida de Robert en el balneario a donde se había trasladado para hacer la cura. Elisabeth está destrozada. Durante días no sale de su habitación. Pero le reclaman celebrar la victoria. En todas partes ve a Robert.

 

 

 

 

 

El cuarto episodio muestra a Elizabeth y a Lettice Knollys con avanzada edad. En un baile en palacio Elizabeth se fija en un joven que le recuerda muchísimo a Robert Dudley. Resulta que es Robert Devereux, el hijo de Lettice Knollys y de Robert Dudley. No tarda en convertirse en el favorito de Elizabeth, si bien esta mantiene durante todo el resto de su vida la enemistad con su madre, su anterior dama de honor Lettice, que tuvo la desfachatez de enrollarse con Robert Dudley, tener un hijo de este y finalmente casarse con él.

En su política exterior, Inglaterra se encontraba en guerra abierta con España en los oceanos por los ataques de los piratas ingleses, pero también con Francia e Irlanda . Internamente también crecía el descontento por las malas cosechas y las subidas de impuestos puesto que las continuas guerras estaban dejando al país al borde de la banca rota. Sir William, el primer Consejero de la Reine había fallecido unos años atrás, el hijo de este le sucedió. Según iban pasando los años, ya no quedaba nadie de su antiguo círculo. Los tiempos estaban difíciles y la Reina muy mayor. Robert Devereux lideró una rebelión que fue rebatida, por lo cual fue ejecutado también.

Cuando Elizabeth murió con casi 70 años y posiblemente a causa de un envenenamiento continuo por la pintura blanca que se echaba en la cara, su sucesor fue Jacobo VI de Escocia, que tenía derechos sobre el trono inglés.